RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (9)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Noviembre de 1976
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Filatelia - por Ignacio A. Ortiz Bello
Como manipular los sellos
por Ignacio A. Ortiz-Bello (AHPFN)
Basta con observar la forma o manera en que una persona manipula sus sellos para desde ese mismo instante tener una idea de qué clase de filatelista está frente a nosotros, o si por lo contrario sólo estamos ante un acumulador de sellos y nada más.

Este arte de coleccionar sellos, filatelia, requiere más cuidado, estudio y dedicación de lo que generalmente se cree; son los sellos de una delicadeza tal, que aquellos que no estén dispuestos a dedicarle horas de estudio para aprender su manipulación, se encontrarán con que tras años de coleccionar o "acumular" una gran cantidad de sellos, sólo unos pocos se encontrarán en un buen estado de conservación, habiendo perdido todo el tiempo y dinero invertido en los sellos restantes.

El sudor de las manos, las manchas tropicales y las puntas de las pinzas son los tres mayores enemigos de los sellos, especialmente, para quienes han decidido coleccionar sólo sellos nuevos con su goma original.

Existe una gran variedad de pinzas fabricadas especialmente para el uso de los filatelistas, constituyendo su compra una de las más valiosas adquisiciones que ha de hacer un coleccionista, ya que el manipular los sellos con los dedos, muchas veces éstos sucios o sudados, pueden dejar marcas o la humedad que más tarde se convierta en mancha, aunque repito, ha de tenerse mucho cuidado con ciertas pinzas, ya que muchas veces al tratar de coger un sello puede que el filo de la pinza haga un corte o marca en el sello.

Cuando los sellos son nuevos, con su goma original, el cuidado y manipulación de los mismos se hace más delicado. trabajo que es compensado por el valor que van adquiriendo los sellos en mejores condiciones, pues si usted posee dos ejemplares de un mismo sello, uno de ellos, limpio, sin rastro de haber sido puesto en un álbum pegado con fijasello o charnela, sin mancha tropical, con la goma original cubriendo toda la superficie del sello, y el otro sello tiene alguna mancha, o le falta goma en parte o tiene rastro dejado por una charnela, el precio entre ambos sellos puede variar en varias veces su valor.

Si sus sellos nuevos tienen charnelas, no trate de quitarlas a menos que tenga experiencia en cómo hacerlo, espere a tener la oportunidad a que alguien personalmente le enseñe algunos de los medios para ellos si por lo contrario, sus sellos nuevos -o los usados- fueron pegados con cinta adhesiva, trate a remover el mismo sumergiendo el sello en bencina o líquido para detectar la marca de agua, claro está, trate este método con un sello de poco valor hasta adquirir destreza en esta labor.

Y por último, aunque continuaremos este tipo de información en crónicas venideras, puedo aconsejar que muchas veces se hace fácil el despegar un grupo de sellos nuevos, si se han pegado debido al calor y la humedad, introduciendo los mismos por una hora en el congelador "freezer" de su refrigerador o nevera.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 29 - Noviembre 1976 - Número 11

Leida : 11922 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus