RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (9)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Octubre de 1979
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Filatelia - por Ignacio A. Ortiz Bello
¿Qué necesita un filatelista?
por Ignacio A. Ortiz-Bello
 
Lo mismo que todo juego tiene sus reglas, esto de coleccionar sellos y convertirse en un filatelista también tiene sus exigencias, aunque las que he de mencionar en esta colaboración serán sólo las necesarias para el mejor mantenimiento, manipulación, clasificación y disfrute de sus sellos a todo el que seriamente se ha adentrado en el mundo de la filatelia.

Catálogo. Es tan necesario poseer un catálogo del país o países que se coleccionan, aun cuando este sea una edición de dos o tres anos atrás, que sin el mismo no tendremos a mano informaciones tan importantes como fecha de emisión del sello, valor facial y valor filatélico del sello, características únicas que puedan diferenciar a un sello de otro, papel, color, sistema de impresión y perforación, en fin, todo lo que nos pueda ser útil para la comprobación al clasificar un sello.

Pinzas. Siempre especifico que sean pinzas filatélicas sin punta ni filo que puedan dañar el sello, pues la manipulación de sellos nuevos y aún los usados con manos sucias o sudadas, como sucede en nuestros países tropicales, pueden dañarlos.

Lupa. Para un estudio detallado de las características de un sello, se hace imprescindible la utilización de una lupa. Hasta que un coleccionista de sellos no se haya encontrado un sello raro o valioso gracias a su lupa, no adquiere conciencia de lo que la misma representa para él.

Escala de perforación. Es una regla en la cual vienen impresos los distintos tamaños de perforación que se utilizan en los sellos. En ocasiones un sello se ha reimpreso varias veces y sólo el tamaño de la perforación ha variado, siendo casi imposible sin la ayuda de esta escala (Odontómetro) el diferenciar unos de otros.

Filigranoscoplo. Sirve para detectar la marca de agua hecha al papel cuando se fabricó. Es una cubeta negra en la cual se deposita el sello con la parte impresa hacia abajo, se le añaden unas gotas de bencina sobre el sello y de inmediato aparece la marca o filigrana que la fábrica estampara en el papel. También este método es útil para identificar un sello de otros iguales cuando sólo la marca de agua puede diferenciarlos.

Álbum. Da buena impresión contemplar una colección de sellos montada en un álbum, ya sea de confección propia o comprado en una casa filatélica. Hemos visto muy buenas colecciones de sellos guardadas en cajas de tabaco, cajas de zapatos, sobres plásticos, libros clasificadores y de otras tantas maneras que nos hieren la sensibilidad filatélica. Tan bello como es poder mostrar una colección importante o modesta montada en un álbum y lo entretenido y relajante que es montar nuestros sellos. Esto forma parte primerísima del alma de la filatelia.

Sólo cuando un coleccionista aprende a utilizar los materiales mencionados aquí, cuando se hace el hábito de estudiar, manipular, clasificar y montar debidamente sus sellos, podrá llamarse filatelista y disfrutar de este maravilloso mundo de la filatelia.
 
¿Qué necesita un filatelista?

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 32 - Octubre 1979 - Número 10

Leida : 8460 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus