RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (9)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Febrero de 1958
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Consejos a Los Filatélicos - Los filatelistas que viajan pueden proporcionar mayor interés personal a sus álbums tomando fotografías idénticas a los diseños en sus sellos
Los filatelistas que viajan pueden proporcionar mayor interés personal a sus álbums tomando fotografías idénticas a los diseños en sus sellos Los filatelistas que viajan pueden proporcionar mayor interés personal a sus álbums tomando fotografías idénticas a los diseños en sus sellos
Por Ernest A. Kehr, F.R.P.S.L.
Redactor de filatelia, New York, Herald Tribune
EL COLECCIONISTA de estampillas que posea una cámara, pero que no la ha usado en sus actividades filatélicas, me recuerda al hombre que tiene el sótano de su casa lleno de herramientas motrices y que sólo las emplea para cortar leños con que prender la chimenea.
Hoy día la fotografía puede considerarse como el instrumento más valioso de que dispone un filatelista para proporcionar mayor belleza e interés a sus álbums, y para ayudarlo a estudiar mejor las estampillas que aquéllos contienen.
Actualmente hay unos cuantos filatelistas adinerados que se están valiendo de los servicios de fotógrafos profesionales para obtener las fotos que desean -y están pagando un alto precio por estos servicios. Algunos individuos están haciendo esto ellos mismos, pero el potencial que encierra la combinación de la fotografía y la filatelia no se ha comenzado a explotar de lleno todavía.

El uso de un filtro adecuado para absorber el color del sello permite estudiar sobreimpresiones para saber si con legítimos
El uso de un filtro adecuado para absorber el color del sello permite estudiar sobreimpresiones para saber si con legítimos
Los filtros fotográficos también hacen resaltar aquellas marcas postale difíciles de ver y de identificar con absoluta exactitud
Los filtros fotográficos también hacen resaltar aquellas marcas postale difíciles de ver y de identificar con absoluta exactitud
Mediante fotografías ampliadas puede el filatelista estudiar detalles y distinguir entre un espécimen genuino y uno falso
Mediante fotografías ampliadas puede el filatelista estudiar detalles y distinguir entre un espécimen genuino y uno falso
 
Casi cualquier persona con una cámara y con conocimientos rudimentarios sobre su uso puede esperar extraordinarios resultados con un mínimo de práctica.
El uso de una cámara lo ayudará grandemente a aumentar el atractivo de sus álbums. La tendencia moderna de usar sujetos pictóricos para las estampillas se presta para la combinación de fotos con los sellos de una colección.
No importa si dispone Ud. de una cámara barata de tipo de caja o de un costoso aparato acompañado de un baúl lleno de accesorios. Mediante el uso inteligente de lo que tiene Ud. pronto podrá convertir su álbum de estampillas en algo que no sólo habrá de fascinarlo a Ud. sino a cualquiera que examine sus páginas.
El objetivo básico de una colección de sellos es contar la historia de los especimenes que contiene.
La mayoría de los coleccionistas visitan lugares o edificios que se han usado como sujetos para el diseño de una estampilla. Si se lleva la cámara consigo y toma una foto de esa escena, preferiblemente desde el mismo ángulo que se muestra en la estampilla, se obtendrá una fotografía que puede montarse en la misma página donde se encuentra el sello correspondiente, a fin de proporcionarle un toque personal de gran interés humano.
La cámara soluciona el más grande de los problemas que confronta el coleccionista. Este se halla interesado en ambos lados de la cubierta (sobre papel de envolver o tarjeta postal). Sin embargo, a no ser que uno quite una cubierta de una página cada vez que quiera ver el dorso o corte el sobre para abrirlo y lo monte de plano sobre la página (destruyendo así su valor), no puede uno satisfacer su curiosidad.
La cámara soluciona este problema. Haga una foto de igual tamaño; móntela directamente bajo el frente de la cubierta y nunca tendrá que hacer conjeturas acerca de las marcas en el dorso.
Pero, en realidad. es en el campo avanzado de la filatelia donde la cámara fotográfica ha dado prueba de su verdadero valor, adaptabilidad y versatilidad.
Ordinariamente. sólo se necesita un buen vidrio de aumento para descubrir defectos de impresión, impresiones mal registradas. rajaduras en las placas. diferencias en los troqueles y en el papel. marcas al agua. así como reparaciones o cualquier otro pequeño detalle que continuamente busca el filatelista hecho y derecho.
Pero el trabajar con un vidrio de aumento, el cual a menudo permite ver solamente una porción de la estampilla, es muy aburrido. Por otra parte, el hacer una fotografía de la estampilla y luego estudiar una impresión ampliada elimina este inconveniente.

Se puede fotografiar cada página de un álbum para tener una identificación en caso de robos o pérdidas
Se puede fotografiar cada página de un álbum para tener una identificación en caso de robos o pérdidas
Para exámenes ordinarios, el filatelista fotógrafo sólo necesita una foto corriente de una estampilla o una cubierta, de la cual se hace una impresión ampliada de 5" x 7" ó de 8" x 10".
Para ello se sacan copias de la manera corriente, usando película de alto contraste y fotografiando la estampilla contra un fondo negro a fin de que todas las muescas de los bordes resalten con claridad. Para mayor conveniencia, yo guardo los trozos de papel negro que vienen entre las piezas de película cortada que compro. Luego coloco las estampillas que quiero fotografiar sobre dicho papel negro. Al enfocar, hago que la hoja de papel llene exactamente el vidrio esmerilado. De esta manera tengo la seguridad de que las imágenes de mi negativa tendrán el mismo tamaño sin tener que efectuar ninguna otra medición. Luego puedo hacer una impresión de contacto y obtener un duplicado fotográfico o efectuar una ampliación de cualquier tamaño hasta de 11 x 14" o mayor, si así lo deseo.
Sin embargo, es la habilidad que tienen las emu1siones para negativas de "ver" lo que el ojo humano no puede observar lo que hace que la fotografía sea un auxiliar tan importante del filatelista.
Cuando se imprime una estampilla en papel rosado, amarillo, verde, azul o pardo, es completamente imposible examinarla visualmente sin forzar la vista.
Las emulsiones, sin embargo, reproducen en blanco y negro hasta los detalles más insignificantes. Tome Ud., por ejemplo, la estampilla austríaca de un kreutzer que se imprimió en 1850. Por más de 60 años los filatelistas han estado estudiando esa estampilla a caza de pequeñas diferencias de diseño que proporcionen indicaciones sobre la impresión original de los clichés. En 1940 más o menos, el finado Félix Brunner decidió utilizar la fotografía. Estudiando impresiones en blanco y negro de esta estampilla de color amarillo pálido descubrió más acerca de ella en media década de lo que habían averiguado sus predecesores en tres generaciones.

Se puede sacar fotomicrografías fijando un vidrio de aumento frente al lente corriente de la cámara Este sencillo soporte, muy fácil de construir, proporciona la alineación adecuada para tomar las fotos
Se puede sacar fotomicrografías fijando un vidrio de aumento frente al lente corriente de la cámara Este sencillo soporte, muy fácil de construir, proporciona la alineación adecuada para tomar las fotos
Un surtido de filtros para el lente de la cámara ayuda al fotógrafo grandemente en sus estudios filatélicos.
Con frecuencia el timbre de correo es tan importante como la estampilla en sí; sin embargo, a menudo es imposible ver claramente el texto de ese timbre, debido a que el color de la estampilla es demasiado subido u obscuro.
Fotografiando la estampilla a través de un filtro que absorbe el color de la estampilla básica, la copia obtenida hará resaltar el timbre de correo de manera clara y fácilmente legible.
Lo mismo se aplica a estampillas con sobreimpresiones. Frecuentemente el valor de una estampilla con sobreimpresión es mucho mayor si esta última se ha hecho con una placa sobrecargada que incluya variedades menores de tipos de letras. Estas variedades a menudo son muy diminutas. Una fotografía de la estampilla en cuestión, tomada a través de un filtro, revela claramente la identidad exacta de la sobreimpresión.
Después de un poco de práctica, el filatelista pronto aprende ciertas técnicas que lo ayudará en otras formas.
Supongámonos que no puede descubrir mediante métodos normales de inmersión en tetracloruro de carbono o bencina si una estampilla tiene marca al agua o no. La cámara le proporcionará una respuesta infalible. Coloca él la estampilla en su marco para copiar entre dos piezas de vidrio transparente, la ilumina desde atrás, y luego usa un filtro del mismo color que la tinta empleada para imprimir la estampilla. Si el papel es a marca de agua, el diseño aparecerá en la negativa; si no tiene marca a agua, sólo verá la textura del papel.
Se usa este mismo método para determinar el tipo de papel sobre el cual se imprime la estampilla: tejido, laminado, de cuadrilla, batonné, etc. También podría usarse para examinar la condición de una estampilla. Hasta la rotura más insignificante que haya sido hábilmente reparada resalta en la fotografía
No hay accesorio más eficiente para descubrir estampillas falsas que la cámara y la ampliadora fotográficas.
Sacando una ampliación de 8" x 10" de una estampilla que se sabe que es genuina, y luego sacando una ampliación de tamaño similar de otra estampilla dudosa, el filatelista-fotógrafo puede determinar inmediatamente las diferencias entre la una y la otra, no importa lo insignificantes que sean.
Uno de los usos más valiosos y prácticos a que puede someterse una cámara es para el registro de una colección. Haciendo copias fotográficas de cada página del álbum dispone uno de una referencia permanente de las estampillas que posee. En caso de robos o de pérdidas, un registro semejante ayuda grandemente a recobrar la colección perdida o a llegar a un arreglo con la compañía de seguros.
Actualmente algunos famosos coleccionistas están sacando diapositivas de 35 mm. de sus estampillas; las usan cuando dictan conferencias ante organizaciones de filatelistas. En tales conferencias el exhibir las estampillas reales sólo satisface a aquellas personas sentadas muy cerca del que habla. Pero usando diapositivas y proyectándolas en una pantalla, todos pueden verlas con entera claridad.
Los usos a que puede someterse una cámara en la filatelia son innumerables. Cada individuo gradualmente puede desarrollar métodos de su propia cosecha, a fin de satisfacer sus requerimientos personales. Pero ya sea que se confine a métodos ordinarios o a experimentos con nuevos métodos desarrollados por él, habrá siempre de obtener gran satisfacción y provecho combinando sus actividades fotográficas con su afición a la filatelia.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 22 - Febrero 1958 - Número 2

Leida : 14228 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus