RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (9)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Septiembre de 1976
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Filatelia
Por Ignacio A. Ortiz-Bello (AHPFN)
Filatelia - Las FalsificacionesLas Falsificaciones
Siempre interesante, ha resultado para los estudiosos de la filatelia, todo lo relacionado con las falsificaciones en los sellos, existiendo actualmente una bien larga lista de libros y estudios sobre las falsificaciones de cada país, existiendo también, libros y trabajos que sólo versan sobre las falsificaciones de un solo hombre o falsificador.

Y en esto de las falsificaciones, se debe poner cuidado en no confundir los falsos filatélicos, con las falsas postales, ya que existe una diferencia bien grande entre ambas falsificaciones.

Falso postal. Se llama así, a los sellos que junto a los legítimos, fueron emitidos para defraudar al Estado, circulando en cartas franqueadas. Estas falsas postales se encuentran al estudiar los sellos de cualquier país, siendo España uno de los países que con más falsas postales cuenta, conociéndose unos 160 y los cuales se encuentran clasificados en los catálogos especializados de España.

Falso filatélico. Se llama así, a los sellos que imitan o tratan de reproducir en todo detalle aun sello auténtico, generalmente, estos falsos filatélicos aparecen tras haber aumentado el valor de un sello, lo cual mueve a la codicia de mentes inescrupulosas que tratan de engañar a los coleccionistas poco expertos, vendiéndoles estas falsificaciones por un precio menor al que tendrían que abonar por el sello auténtico. Estos sellos en una colección, sólo demuestran el poco conocimiento del filatelista y le restan respeto por sus colegas.

DE TODAS PARTES

Ser un filatelista de nombre internacional, sólo se consigue con la paciente labor y metódico estudio durante años, siendo César Herrera Conde, por su dedicación, honradez y amabilidad, un filatelista que ostenta con orgullo esta designación o reconocimiento internacional. Si usted desea intercambiar ideas información o libros sobre filatelia e historia del correo, escriba al Sr. Herrera Conde, Apartado de Correo 265, Quito, Ecuador.

Rodolfo Puerta Ramos, entusiasta filatelista valenciano, es el máximo impulsor en España del auge alcanzado por la CARTOFILIA, o sea, el arte de coleccionar tarjetas postales con el sello impreso.

Sin duda alguna, hoy día el club filatélico español que con más miembros cuenta, por su seriedad, laboriosidad y efectividad en relacionar a sus Socios es el Club Alhambra, Apartado 109, Granada, España. El fiel amigo Sr. Francisco J. Rico, presidente de Alhambra, tiene a su haber el colaborar en todo empeño que se desarrolla en la filatelia española, siendo a su vez, un gran defensor del coleccionismo y los coleccionistas.

Es la revista del Club Filatélico de Caracas, orgullo de la prensa filatélica hispanoamericana, tanto por su contenido como por su presentación e impresión. El Club Filatélico de Caracas se reúne dominicalmente, en el Colegio Médico.

Y en Colombia, superándose en cada nuevo número, aparece la revista filatélica "Visión", con noticias, estudios, gráficas y sección de canje que hacen de esta publicación muy amena e interesante. La dirección de esta revista es la siguiente: Visión Filatélica, Apartado Postal 21,900, Bogotá D.E., Colombia.

El Club Cubano de Coleccionistas, P .O. Box 013547, Miami, Florida 33101, U.S.A. es una entidad no lucrativa, no política, que acoge en su seno a filatelistas, numismáticos y cartófilos de habla hispana, principalmente cubanos, para el intercambio de sellos, monedas, tarjetas, anillos de tabaco, etc.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 29 -Septiembre 1976 - Número 9

Leida : 11456 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus