RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (9)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Septiembre de 1979
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
FILATELIA
por Ignacio A. Ortiz Bello (AHPFN)
 
Automóviles en sellos
Filatelia - Automóviles en sellosHace sólo dos años, en Abril de 1977, se emitieron por España cuatro sellos mostrando automóviles antiguos de fabricación española, coincidiendo y para dar mayor lucimiento al XII Salón Internacional del Automóvil, celebrado en Barcelona. Este acontecimiento filatélico, realizado con anterioridad por muchos otros países, ha dado un fuerte impulso al coleccionismo de automóviles en sellos entre los filatelistas españoles e hispanoamericanos.

El coleccionismo o temática de automóviles en sellos, es muy popular entre los filatelistas de los Estados Unidos, país que cuenta con varios sellos dentro de esta temática; en Europa también se coleccionan mucho los sellos con motivos relacionados al automóvil, las carreras en autos y la historia automovilística, muy especialmente los sellos de Mónaco, Italia y Francia que se han ocupado mucho de esta temática.

Con el descubrimiento de las posibilidades energéticas del vapor surgió inmediatamente la idea de aplicarlo a la locomoción. En 1759 el ingeniero Robinson elaboró un proyecto para la construcción de un carruaje movido por vapor. También Watt describió en 1754 una máquina de vapor con este objetivo.

Pero el primero en realizar un modelo capaz de recorrer una distancia por sus propios medios fue el ingeniero francés Nicolas Joseph Cugnot. Se trataba de un triciclo movido a vapor en el que la rueda delantera era motriz. Estaba pensado para arrastrar piezas de artillería y podía desarrollar una velocidad de 6 kph. Esto ocurrió en 1771 y años más tarde la Revolución haría abandonar el proyecto.

Sin embargo, no iba a ser el vapor la dirección que tomaría el desarrollo de la historia automovilística. En efecto, la autonomía de los vehículos de poca potencia era muy escasa para los motores de vapor. Se trataba de encontrar una fuente motriz de superior rendimiento. Esta resultó ser el motor de combustión interna, basado en un idea de Lebon, que en 1801 presentó una patente en la que se describía un motor cuyo funcionamiento estaba basado en la expansión de una mezcla de aire y gas inflamado. Sin embargo, el motor de explosión no será una realidad hasta 1858, gracias a los trabajos de Joseph-Etienne Lenoir, quien en 1863 aplica su motor a un vehículo en forma de triciclo, acoplándole el motor actual de dos tiempos.

En Alemania Siegfrid Marcus realiza en 1864 un vehículo de cuatro ruedas equipado con un motor Lenoir y en 1875 un modelo basado en el anterior con un motor de un sólo cilindro, cuyas características esenciales son muy parecidas alas de los actuales automóviles, entre ellas la introducción del encendido eléctrico. El triciclo de Karl Benz, de 1885, representa también un progreso considerable. Y es así como nació el automóvil, así se inició la gran industria que revolucionara Henry Ford con su producción en cadena, así comenzó la historia automotriz que tantos países han recogido en sus sellos y que ha dado a los filatelistas la oportunidad de disfrutar de una muy interesante temática.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 32 - Septiembre 1979 - Número 9

Leida : 8232 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus