RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (9)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Abril de 1993
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Filatelia - por Ignacio A. Ortiz Bello
¿Cuánto vale mi colección?
por Ignacio A. Ortiz Bello
Filatelia - ¿Cuánto vale mi colección?
Para los que hemos decidido comerciar o utilizar la filatelia como medio económico de vida, cada vez que alguien se nos aparece con una colección de sellos y nos pregunta: ¿cuánto vale mi colección?, pregunta común y que puede tener una respuesta rápida y sencilla, nos ocasiona un debate interior entre el comerciante y el filatelista. Como comerciante debo de tratar de adquirir la mercancía aun precio favorable, con un buen margen de ganancia, poner o encontrar algunos motivos desfavorables a la compra y terminar por comprar de forma que el cliente se sienta satisfecho y bien retribuido en la operación comercial; pero, como filatelista, mi deber era sugerirle utilizar una casa subastadora en caso de que piezas o el conjunto de los sellos merecieran ese medio, señalarle áreas o países donde su colección pudiera adquirir mejor precio, aconsejarle presentarla de mejor forma, decirle que complete algunas series o mejore unos sellos, que la catalogue utilizando un catálogo más especializado, y hasta en ocasiones pedirle que espere por un buen comprador o mejores tiempos.
Ya en otra ocasión mencioné, y los que me han visitado lo saben, que en mi oficina, a mis espaldas, hay un letrero que dice: LA FILATELIA ES un entretenimiento sano, educativo, NO ES una cuenta de ahorros. El mayor valor, rendimiento, beneficio de coleccionar sellos no está en lo que pueda representar en un futuro como ahorro o valor convertible en dinero cuando se nos presente una época mala. La filatelia, no los sellos que son una excelente inversión, debe practicarse como entretenimiento, debe servirnos para conocer más de los países que coleccionamos, debe de ayudarnos en nuestros conocimientos de geografía e historia, nos hace más ordenados, nos enseña a ser observadores, nos muestra el mundo que nos rodea en todas sus facetas y, en suma, nos hace más cultos que los que no se interesan por nada.
¿Qué más valor queremos?
Para valorar una colección de sellos hay que tener en cuenta un factor que decididamente influye grandemente en el resultado final: la venta de la misma. En esto como en toda mercancía se aplica la máxima de: "Todo vale según la oferta y la demanda". Si su colección es de un país o temática popular entre los filatelistas de su área, ésta se venderá a un precio mayor. Los sellos, también las monedas y billetes, que están en mejor estado de conservación se venden a un precio más alto. La presentación y el ordenamiento son muy importantes. Las series deben ser completas y no mezclar sellos nuevos con usados. Una colección no se aprecia por la cantidad de sellos que posea, lo importante es tener piezas de importancia, no comunes, que cataloguen alto. Una colección de sellos venezolanos se vendió en Miami y a los pocos días un comerciante venezolano la adquirió pagando más del doble de lo que fuera vendida, pues siempre los sellos valen más en su país de origen. Catalogue su colección antes de proponerla. Si usa un catálogo especializado verá mejores precios y puede constatarlos contra listas de compra y venta que publican muchas casas filatélicas. Si sus sellos son de valor alto considere la posibilidad de utilizar una casa subastadora: deje que los interesados se peleen y paguen bien por sus sellos. Asesórese y, como dicen en mi tierra, no se case con el primero que le proponga comprarle sus sellos.

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 46 - Abril 1993 - Número 4

Leida : 20465 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus