RSS twitter.com Facebook Boletín por Correo
Google+

Foro MiMecánicaPopular
Suscríbete al Boletín
Video del día (9)
Búsqueda personalizada

Webs Amigas
El Taller
de Rolando

Todo sobre Hornos Artesanos







Políticas de privacidad



Click para ver más grande Estás leyendo parte de la revista de Noviembre de 1988
Recomienda este artículo a un amigo Recomienda este artículo a un amigo
Filatelia Colombia por Ignacio A. Ortiz Bello
La actividad filatélica en los países suramericanos nos recuerda la frase estereotipada de "un monstruo que duerme", ya que si bien es cierto que se desarrolla una intensa actividad en grandes y pequeñas poblaciones, no es menos cierto que toda esa actividad se limita al ámbito local, nacional, sin trascender e influir en el gran mundo filatélico internacional. Muchas cosas suceden en el desarrollo filatélico suramericano de las que nos cuesta trabajo enterarnos, y la más de las veces a los que estamos interesados en "poner nuestro granito de arena" no se nos comunica la actividad o evento filatélico a efectuar.

       Colombia es uno de los países con una gran e intensa vida filatélica, pues tiene atributos muy propios que en filatelia son de gran valor por ser una nación de un alto nivel intelectual, por tener un poder adquisitivo bastante elevado, por contar con una historia postal muy interesante y rica en eventos filatélicos, por tener emisiones de sellos de temas variados de interés local e internacional.

       Varios años atrás, en dos ocasiones, pasé unos pocos días en la capital colombiana, Bogotá, donde encontré una actividad filatélica de primer orden y muy peculiar. Allí me agasajó, en un colonial y fastuoso edificio, sede del Club Filatélico de Bogotá, Carrera No.9-80, un selecto grupo representativo de lo que pudiéramos llamar clase alta rica, poseedores de colecciones que pueden rivalizar -de hecho rivalizan- con las de los más grandes filatelistas del mundo. Y, días después, otro grupo más nutrido me rendía honores durante una de sus reuniones habituales de los domingos por la mañana, en los salones del Planetario de Bogotá, éstos más humildes, con recursos limitados, poseedores de algunas colecciones muy modestas los más; pero algunos tenían verdaderas joyas muy bien organizadas.

       Algo muy importante a la filatelia es la presencia de comercios especializados en vender y comprar sellos del país y del extranjero. En Bogotá encontré bastante actividad comercial y una de las casas que visité, la Filatelia Misional, Calle 13 No. 8-23, me mostró una existencia bastante variada con mucho énfasis en los sellos de Colombia. Leo Temprano, quien posee dos casas filatélicas en Bogotá, una en Carrera 7 No.17 -01 , y otra en Calle 19 No. 4-89, junto al periodista José Sierra Rojas, casi me mantenían en un "secuestro de amabilidad". El primero, mostrándome el toque de modernismo que imprime a sus comercios para mantenerlos a la altura de los mejores del mundo, orgulloso de sus álbumes, catálogos y material filatélico y numismático que locamente fabrica. Mientras que Sierra Rojas, siempre atento a la promoción filatélica, me llevaba a su centro de trabajo, Radio Sutatenza, para que hablara de filatelia.

       La República de Colombia, con un área de 1,141,748 km2, y una población que pasa los 33 millones de habitantes, está situada al Noroeste del continente suramericano. Colombia limita al Norte con el Mar Caribe, al Este con Venezuela y con Brasil, al Sur con Perú y con Ecuador, al Oeste con el Océano Pacífico y al Noroeste con Panamá. La capital, Bogotá, en su área metropolitana sobrepasa los seis millones de habitantes; y poblaciones como Medellín, Cali y Barranquilla se acercan o quizás alguna ya sobrepase los dos millones de habitantes.
Filatelia Colombia por Ignacio A. Ortiz Bello

Fuente: Revista Mecánica Popular - Volumen 41 - Noviembre 1988 - Número 11
Leida : 7389 veces


Mecánica Popular-Copyright (c) 2010 Hearst Communications, Inc. All Rights Reserved.
Idea original de Mi Mecánica Popular por: Ricardo Cabrera Oettinghaus